Listas, libros, Perec, Shōnagon y Calvino

Me encanta hacer listas. Me resulta terapéutico. Desempolvar la cabeza. Poner orden. Ganarle la batalla al caos que flota por todos lados.

Se pueden hacer listas de todo. En su Libro de la almohada, Sei Shōnagon escribe listas de “cosas que suscitan profundos recuerdos”, “cosas que no pueden compararse”, “cosas que pierden al ser pintadas”, “cosas que deben ser breves” y así.

En Pensar/Clasificar, Georges Perec enlista los apellidos derivados del nombre Brû, el protagonista de La dimanche de la vie (El domingo de la vida) de Raymond Queneau, y de otras cosas aparentemente igual de futiles. “La enumeración me parece, antes de todo pensamiento (y de toda clasificación), la marca misma de esta necesidad de nombrar y de reunir sin la cual el mundo (“la vida”) carecería de referencias para nosotros”, escribe Perec y continúa: “Hay algo de exultante y de aterrador a la vez en la idea de que nada en el mundo sea tan único como para no poder entrar en una lista”.

En Si una noche de invierno un viajero, Italo Calvino hace un listado de los libros que atacan a Lector cuando entra a la librería a comprar un libro llamado Si una noche de invierno un viajero de un tal Italo Calvino. Transcribo los que más me gustaron:
Libros Que No Has Leído
– Libros Ya Leídos Sin Necesidad Siquiera De Abrirlos Pues Pertenecen A La Categoría de Lo Ya Leído Antes Aún De Haber Sido Escrito
– Libros Que Tienes La Intención Aunque Antes Deberías Leer Otros
– Libros Demasiado Caros Que Podrías Esperar A Comprarlos Cuando Los Revendan A Mitad De Precio
– Libros Que Todos Han Leído Conque Es Casi Como Si Los Hubieras Leído También Tú
– Libros Que Hace Mucho Tiempo Tienes Programado Leer
– Libros Que Se Refieren A Algo Que Te Interesa En Este Momento
– Libros Que Te Inspiran Una Curiosidad Repentina, Frenética Y No Claramente Justificable
– Libros Leídos Hace Tanto Tiempo Que Sería Hora De Releerlos
– Libros Que Has Fingido Siempre Haber Leído Mientras Que Ya Sería Hora De Que Te Decidieses A Leerlos De Veras

Yo, por mi parte, propongo las siguientes:
– Edades a la que creo que morirán mis amigos más cercanos
– Cosas que hubiera podido contestar a quienes me molestaron cuando era niña
– Preguntas que le hubiera hecho a Italo Calvino si me hubiera quedado atrapada con él dentro de un elevador
– Frases para decirle a Hitler antes de matarlo
– Tramas de libros que nunca escribiré
– Figuras encontradas en el plafón
– Colores predominantes en los anuncios espectaculares del Segundo Piso del Periférico
– Palabras de más de cinco letras donde la única vocal sea la “e”
– Cosas que no entrarían en una lista

Anuncios

3 comentarios el “Listas, libros, Perec, Shōnagon y Calvino

  1. La última propuesta “cosas que no entrarían en una lista” me recordó la famosa paradoja de Russell: considera el conjunto de todos los conjuntos que no son elementos de sí mismos; la paradoja surge porque consideramos a esa colección como conjunto. La lista de las cosas que no entran en una lista es una paradoja y, por lo tanto, toda cosa debe formar parte de una lista, así que Perec no tiene nada de qué preocuparse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s