8 de marzo: No quiero flores

12800228_10156685027700201_8986853408567376755_n

No quiero flores. No tengo nada que celebrar hoy. A las mujeres nos siguen matando, nos siguen callando, seguimos oprimidas por un sistema patriarcal que nos subestima.

El gobierno y sus conmemoraciones por el Día de la Mujer enmarcadas con rosas y palabras edulcoradas me enfurecen. Me hacen pensar que Mary Wollstonecraft tenía razón cuando escribió que el sistema patriarcal se encargó de convertir a las mujeres en “apacibles bestias domésticas” sin educación, cuyo único propósito era procrear.

Quien piense que exagero, lo invito a leer libros de historia, Calibán y la Bruja de Silvia Federici, por ejemplo. Verá que hace no muchos años las mujeres no podían recibir sueldo por su trabajo y el dinero iba directo a sus maridos o padres. Tampoco podían vivir solas, si una mujer soltera llegaba a una aldea, la gente la corría a pedradas. La gran mayoría de las mujeres acusadas de brujería y sentenciadas a morir cometieron “crímenes reproductivos”, es decir, habían utilizado métodos anticonceptivos. Muchas otras “brujas” quemadas en la hoguera fueron esposas o hijas desobedientes, mujeres que estudiaban a escondidas y que alzaban la voz.

Por eso hoy no quiero flores, quiero tener derecho al aborto. No quiero que me abras la puerta, quiero el mismo salario que el de mi vecino de cubículo. No quiero ser enfermera, quiero ser desarrolladora de software.

Estoy harta de eso de que “a la mujer no se le toca ni con el pétalo de una rosa”, quiero penas severas para los que ejerzan la violencia doméstica.

Lo que para ti es un “piropo” para mí es acoso callejero. Mi cuerpo no necesita la aprobación masculina.

No quiero ser madre-esposa-sirvienta de mi pareja, quiero que compartamos las tareas domésticas y la crianza de los hijos.

Y es más, quiero que quede claro que no es mi obligación tener hijos. O en palabras de Lina Meruane en su ensayo Contra los hijos: “Yo, por mi parte, pienso que no tener ganas de procrear o no imaginarse en el rol de madre tendrá que ser tan comprensible como no haber soñado nunca con ser atleta olímpica… ¿Desde cuándo poseer un talento o tener una aptitud obliga a desarrollarla?”

Se los digo con todas sus letras: n-o  q-u-i-e-r-o  f-l-o-r-e-s. Quiero derrocar al patriarcado, acabar con la misoginia. Quiero vivir sola, viajar sola, caminar sola por las calles de noche sin miedo a que me violen, sin miedo a que me maten. Voy a levantar el puño y la voz. Nadie podrá callarme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s