I ♥ Phrasal Verbs

 

 

Screen Shot 2014-04-13 at 7.37.02 PM

 

Me encantan los phrasal verbs. ¿Saben cuáles? Esos que se componen de dos palabras, generalmente un verbo y un adverbio o un verbo y una preposición.

Me parece que son como rifles con mirilla milimétrica. “¿A cuál de las dos moscas paradas en el alambre quieres pegarle?”, parecen preguntar los muy cabrones. Por eso los amo, porque cuando los uso, donde pongo el verbo pongo la bala.

Échense esta tablita de phrasal verbs. Si no se enamoran están muertos por dentro.

Tejerse una casa

2013-08-19 06.47.03

Un par de días después de haber llegado a esta casa, en un suburbio cerca de Nueva York que se llama Yonkers, llegó también una araña. Decidió instalarse frente a mi ventana. Desde que la vi tensando los primeros hilos me pregunté por qué habría decidido instalar su telaraña ahí y no en un lugar más resguardado, donde estuviera menos expuesta al viento, a la lluvia y al insecticida al que mi casero es adepto, donde no tuviera que estar retejiendo todo el tiempo. Después supe que esa ubicación, aunque riesgosa e incómoda, era la mejor para atrapar a los mosquitos que intentaban entrar a mi cuarto.

Hablar una lengua es habitarla. La lengua madre es una casa heredada y antigua, rebosante de muebles y chácharas. Jugar con el doble sentido y los tropos literarios es como colgar fotografías y poner adornos en las repisas. Y, como todas las casas, también la lengua se llena de cochambre –muletillas, les dicen– y de manchas que tratamos de esconder volteando el cojín del sillón pero que sabemos que están ahí –las manías, los ripios, la obsesión por querer acentuar todos los monosílabos–.

Hablar (y escribir) en una lengua extranjera es llegar a una casa vacía. Es frustrante. Hay que hacer mil malabares para no pasarla tan mal y aun cuando uno no esté ahí –en esa casa vacía e inhóspita– la piensa todo el tiempo, la arrastra a todos lados.

Cuando amanece veo a la araña reparando los estragos que el viento, la lluvia y mi casero hicieron en su tela y me alegro al ver que atrapó más mosquitos que el día anterior. Me hace pensar en que hicimos bien en venir aquí, que vamos a estar bien.